¿Hay que evitar la ansiedad ante los exámenes?

No. La ansiedad no hay que evitarla. Frente a un examen, se requieren niveles elevados de energía para que el organismo pueda reaccionar con la eficacia suficiente. Los nervios, por tanto, son una reacción normal y sana. Sin embargo, puede que lo vivamos como algo peligroso o amenazante, aunque no sea así. Esto provoca que el organismo consuma altas dosis de energía, pudiendo generar malestar físico, psicológico y cambios en la manera de relacionarnos con los demás. Es decir, podemos sufrir elevados niveles de ansiedad porque interpretamos la situación de examen como una amenaza constante e inevitable. Mientras el nivel de activación sea adecuado (Ansiedad Facilitadora del Rendimiento), el rendimiento será óptimo, pero si es exagerado y continuo, la ansiedad producirá efectos contraproducentes en el rendimiento y bienestar personal, dificultando la obtención de las metas deseadas (Ansiedad Inhibidora del Rendimiento).

¿Cómo podemos saber si sufrimos elevados niveles de ansiedad?

  • Cuando piensas o dices en voz alta: “Seguro que voy a suspender”, “por más que me lo sepa, llegaré al examen y me quedaré en blanco”, “no voy a ser capaz de aprobar”…
  • Cuando atribuyes los errores a fracasos personales o por falta de valía.
  • Cuando somatizas, sudas en exceso, tienes sequedad de boca, temblores, palpitaciones, trastornos intestinales, problemas digestivos, alteraciones del sueño, tensión muscular, dolores, dormir cuando no corresponde, comer constantemente alimentos hipercalóricos, exceso de movimiento de piernas, morderse las uñas, tener ciertas manías, irritabilidad…Sistema Nervioso

Uno de los axiomas de la conducta humana es: si la consecuencia de lo que hacemos nos resulta agradable, tendemos a repetirlo, pero si nos resulta desagradable, nos crea malestar o altos niveles de ansiedad, procuraremos no repetirlo y haremos lo posible por evitarlo. 

Esta podría ser una de las explicaciones por las cuales, enfrentarse a un examen tras otro, lo vivamos como una experiencia inevitable que nos produce demasiado malestar o ansiedad. Si reaccionamos de esta manera tan intensa, el tipo de ansiedad que estamos experimentando puede llegar a inhibir nuestro rendimiento e influir en nuestro estado de eficiencia psicológica, imprescindible para lograr buenos resultados académicos.

La eficiencia psicológica, imprescindible para lograr el rendimiento académico, puede verse reducida por el secuestro amigdalar, que se produce en nuestro cerebro al experimentar reacciones tan intensas como la que hemos descrito anteriormente.

Para cualquier duda, estamos a su entera disposición.

Nombre (requerido)

Apellido/s (requerido)

Teléfono (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Mensaje que quieras dejar

Si procede, puedes subir comprobante de transferencia

He leído y acepto la política de privacidad

  • Responsable: CENTRO DE ESTUDIOS DE CALIDAD SL - CIF: B81025082
  • Fin del tratamiento: Los datos suministrados serán utilizados únicamente para realizar un contacto personal
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
  • Contacto: cedecapsico@gmail.com
  • Información adicional: Consulta la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de Privacidad