El miedo en la desescalada es la emoción más difícil de gestionar

El miedo en la desescalada es lo más difícil de gestionar. CEDECA opsicología Moralzarzal

El miedo sirve para que seamos prudentes y da cuenta de la pérdida futura o lo que vemos amenazado. El miedo en exceso nos puede llevar al pánico, a la cobardía, a la pasividad o a la evitación, y el miedo en defecto, nos puede llevar a la imprudencia, la irresponsabilidad o a ser temerarios. El miedo en la desescalada es la emoción más difícil de gestionar, porque el dolor lo expresas llorando, la rabia la puedes soltar gritando, pero el miedo nos atrapa silenciosamente porque es la incertidumbre en busca de seguridad.

Justamente esto es lo que más estamos buscando en estos momentos de desescalada, provocándonos en muchos casos elevadas dosis de estrés porque no logramos la seguridad y el control que necesitamos para salir adelante.

Además el estrés es una de las principales causas del insomnio, considerado el trastorno del sueño más frecuente y uno de los que mayor trascendencia sanitaria y social tiene. El insomnio en España afecta entre el 20 y el 30% de la población y, lo más sorprendente es que el 80% de las personas que lo sufren, NO acuden a un especialista por desconocer que se trata de un trastorno. 

Según algunas estadísticas, un 84% de la población española sufre de estrés.  Y en los momentos de crisis por los que estamos ahora transitando toda la población, este porcentaje es mucho mayor.

Según la OMS, la salud mental es un estado de bienestar en el que el individuo supera el estrés normal de la vida, trabaja de forma productiva y fructífera, y aporta algo a su comunidad

En esta situación de desescalada, puede que mantener este estado de salud nos esté costando algo más, siendo el estrés y el consumo de alcohol los principales factores de riesgo en la población adulta.

Según datos de la OMS, los trastornos por depresión y ansiedad son problemas habituales de salud mental que pueden afectar a cualquier persona. 

Más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión y más de 260 millones tienen trastornos de ansiedad. Nosotros nos preguntamos, ¿cuánto habrán aumentado estas cifras debido a la emergencia sanitaria actual? De hecho, últimamente nos estamos encontrando en nuestras sesiones de Telepsicología muchas más personas que padecen ambas afecciones, y quienes no busquen ayuda profesional necesitándolo, probablemente terminen abusando de los psicofármacos para aliviar su malestar y poder dormir, pensando que «nadie les comprende, nada ni nadie puede aliviar su sufrimiento, nadie que no haya pasado por lo que han tenido que pasar, les va a poder ayudar».

Sin embargo, la ansiedad, la depresión, el estrés, el insomnio, los traumas, etc. se pueden tratar a través de intervenciones psicológicas específicas. Por este motivo, te recomendamos que dejes de sufrir más de la cuenta porque «el tiempo no lo cura todo»: superarás tus miedos, resolverás conflictos, cerrarás heridas, dejarás de tener problemas para dormir, manejarás tus emociones… Recuerda que no estás sol@ frente a lo que te ocurre y si lo necesitas, pide ayuda a tu psicólogo.

Por CEDECA Psicología&Coaching