Por fin el ansiado verano, ¿adiós a los hábitos?

Hábitos-de-verano-para-proporcionar-bienestar-a-la-familia.-Cedeca-Psicología-Moralzarzal

Está comprobado que la mayoría de los padres conocen muy bien cuál es su misión a la hora de educar a sus hijos y cuando llega el verano, el alivio que se siente porque nuestro hijo ya no tiene exámenes o tareas que entregar a tiempo… es indescriptible!!!!

Sin embargo muchas familias nos consultan porque les surgen dudas cuando se trata de la adquisición del hábito de estudio durante el verano.

¿Qué es mejor, que estudie algo en verano para prepararle de cara al próximo curso escolar o no?

En general, durante el curso escolar queremos que nuestro/a hijo/a estudie o haga los deberes sin tener que recordárselo constantemente. Pretendemos que tengan autonomía académica lo antes posible para que se responsabilicen de sus propios estudios.

Sin embargo, y aunque aparentemente no tiene nada que ver, esto sólo es posible siempre y cuando hayan adquirido correctamente los hábitos de alimentación, sueño e higiene. Es decir, cuando los padres no tuviéramos que recordar constantemente: “lávate las manos”, “¿ya te has lavado los dientes?”, “que te vayas a la ducha ya”, “date crema”, “apaga la luz”, “recoge cuando termines”, “pon la mesa”, “¿has desayunado?”… y un largo ectécera.

El papel más importante de los padres para que sus hijos adquieran hábitos reside en SER CONSTANTES (no sólo ellos, nosotros también!!!!), en elegir 1 hábito y no 5 a la vez, dejar de intentarlo de mil maneras para que lo interiorice, elegir la mejor y más eficaz manera que conozcas y que se adapte a las características de tu hijo/a, elogiando cualquier avance en el proceso de adquisición del nuevo hábito y dejando de reforzar el hábito ya adquirido.

IMPORTANTE: nunca exigir la adquisición de todos los hábitos al mismo tiempo ni pretender conseguirlo en 3 días.

TODOS LO SABEMOS, PERO NO VIENE MAL RECORDARLO para este verano que estamos compartiendo en familia…

Tu hijo/a necesita sentirse valorado/a y aceptado/a tal cual es, con sus virtudes y sus debilidades. Ten siempre en cuenta TODO lo que estamos superando tras la crisis debida al Covid-19.

Tu hijo/a necesita que te sientas orgulloso/a de él, sin pretender cambiarle y sin poner el foco en los resultados académicos de este curso ni en los pasados ni en los próximos. Relájate!!!!!.

Muchas veces, esto resulta complicado para algunos padres. Generalmente tendemos a recompensar a nuestros hijos cuando cumplen nuestras expectativas, pero sin querer dañarles, también les rechazamos si se da el caso contrario. Solemos poner el foco en señalar el fallo, en lugar de reforzar el acierto.

Muchas veces los padres nos centramos en fomentar la motivación extrínseca, útil a corto plazo y en la adquisición inicial de nuevos hábitos. Esta última aparece cuando lo que le atrae a nuestro/a hijo/a no es aprender, sino lo que se recibe a cambio de la actividad realizada. Por ejemplo, la recompensa después de haber hecho el «cuaderno de vacaciones».

Los padres deberíamos hacer lo posible por fomentar en los hijos la motivación intrínseca asociada al aprendizaje, es decir, que sientan placer por aprender y por autosuperarse, sin necesitar constantemente incentivos externos que le motiven, aprendiendo a posponer el logro. En esta última, estaría incluida la obligación de autoexigencia, es decir, la motivación basada en lo que nuestro/ hijo/a piensa que debería hacer.

Ej.: El sentimiento de responsabilidad por repasar en verano de cara a estar algo más preparado/a para el próximo curso escolar, puede conducir a que lo haga sin tener que ser recompensado/a por ello, aún no siendo divertido ni placentero.

No hay que descartar ninguna de ellas, la motivación extrínseca y la intrínseca son necesarias. A veces podemos pensar que la motivación extrínseca es superficial o vacía, pero para nuestro/a hijo/a puede llegar a ser una fuerza muy poderosa.

La mayoría de las cosas que le resulten difíciles, se vuelven más tolerables cuando tiene algo que obtener al final. La recompensa ayuda a superar las resistencias o las tentaciones de retrasar la tarea, e incluso a superar el miedo al fracaso de cara al próximo curso 2020-21.

Tú conoces muy bien a tu hijo/a, ¡¡¡elige la estrategia motivacional que más convenga, tienes todo el verano para practicar!!!

¿Qué nuevos hábitos vais a introducir durante este verano tan particular y que os proporcione bienestar a toda la familia?

Por CEDECA Psicología Moralzarzal