Solo en casa, más que una película

Tu-hijo-solo-en-casa,-más-que-una-película.-Riesgos-que-que-prevenir.-Cedeca-Psicología-Moralzarzal

Según hemos consultado, NO existe una edad legal para dejar niños solos en casa, sin embargo muchos SÍ se están quedando solos en casa y no todos tienen la suficiente madurez y responsabilidad.

Lo deben valorar los padres, quienes les explican las reglas y todas las indicaciones oportunas por si sucede algún imprevisto, pero sintiéndolo mucho y sin pretenderlo, la falta de disponibilidad parental y el miedo a la incertidumbre debida a la situación actual, conllevará ciertos riesgos que es mejor prevenir: uso descontrolado de la tecnología, pérdida de hábitos saludables (higiene, alimentación, sueño), sedentarismo, obesidad, cambio de biorritmos y un bajo rendimiento escolar.

Tu hijo solo en casa

Según el psicólogo y ex Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Javier Urra, recomienda que los niños no sean menores de 8 años, debido a que no sabemos cuál puede ser su reacción ante situaciones imprevisibles. Entre los 9 y 12 años comienza a ser una edad más adecuada, dependerá de la madurez de cada persona. En cualquier caso, es recomendable preparar a los hijos para estas situaciones. 

Estas últimas semanas, los padres estamos muy preocupados por la vuelta al cole de los hijos, tanto si es presencial como semipresencial, así como por las consecuencias de este principio de curso tan particular e incierto.

Lo que sí es seguro es que las direcciones pedagógicas de los centros escolares y los docentes harán lo posible por favorecer la adaptación. Pero ¿y la adaptación en casa?

Una madre nos relata: «Mi hijo ha seguido enganchado a los dispositivos electrónicos durante el verano, se ha tenido que quedar solo en casa durante muchas semanas porque no ha habido colegio y yo tenía que trabajar. Reconozco que no le puedo dar la atención que necesita, yo me siento desbordada y discutiendo todos los días porque está abusando de la consola, la tablet y el movil. Ahora que empieza el curso me va a resultar muy complicado que se controle, que sea capaz de concentrarse y estudie».

Un padre nos cuenta: «Estoy divorciado, con custodia compartida. Mi exmujer y yo tenemos muchas diferencias de criterio en cuanto a la educación de nuestra hija. Tengo miedo de que se infecte cuando está conmigo o por mis decisiones, me eche la culpa y terminemos de nuevo en los juzgados. Nos espera un curso complicado«.

Preguntas clave para valorar si tu hijo puede quedarse solo en casa:

  • FOMENTA LA AUTONOMÍA: ¿Mi hijo es suficientemente autónomo? ¿Le estoy enseñando a ser autónomo? ¿Le refuerzo cuando veo que asume responsabilidades? ¿Confío en él y en su capacidad para cuidar de si mismo? ¿fomento la autoconfianza?
  • RECONOCE TU ESTILO PARENTAL: ¿Tengo reconocidos mis propios miedos? ¿Tiendo a sobreproteger a mi hijo? o ¿tiendo a dejarle cierta libertad para que, siempre de un modo seguro, pueda ir creciendo poco a poco y sea capaz de hacer las cosas por su cuenta? o ¿tiendo a ser muy autoritario, sobreexigente, resalto mucho los errores para que aprenda «lo que es la vida», y doy por hecho lo que hace bien?
  • ESCUCHA, OBSERVA Y RESPETA EL RITMO: ¿Pienso que mi hijo debe aprender a estar solo de golpe o prefiero dejarle tiempo solo de manera progresiva? ¿Tengo en cuenta lo que mi hijo siente cuando se queda solo en casa? ¿Cuando le dejo solo en casa, ya aprovecho y hago todas las gestiones posibles aunque tarde mucho más tiempo en volver o me ciño a lo que tengo que hacer y regreso lo antes posible?
  • TRANSMITE CONFIANZA Y SEGURIDAD: ¿Comunico las instrucciones de forma clara y concisa? ¿doy por sabidas las normas de casa o los posibles riesgos? o ¿tiendo a detallar qué puede hacer y qué no? ¿si mi hijo siente la necesidad de hablar conmigo, puede llamarme? ¿Le llamo de vez en cuando o nos enviamos WhatsApp para que sepa dónde estoy y cuándo voy a volver? ¿Mi hijo sabe cómo reaccionar ante una emergencia y alertar a los servicios de urgencia a través del 112?
  • CUIDADO CON EL USO DESCONTROLADO DE LAS TECNOLOGÍAS: Cuando dejo a mi hijo solo en casa, ¿promuevo que utilice los dispositivos electrónicos como si fueran «babysitter» y le dejo que juegue a videojuegos, a la tablet o vea la TV para que se entretenga? ¿Me doy cuenta de la necesidad de que esté entretenido mientras esta solo en casa, pero que el uso descontrolado puede convertirse en una costumbre y le perjudique en su rendimiento escolar porque le resulte complicado autorregularse, concentrarse y hacer sus deberes?
  • SOLO, PERO ALIMENTADO: ¿Mi hijo tiene a su alcance alimento disponible por si tiene hambre? ¿Si me retraso, le he dejado la comida preparada o tiene que cocinar «por su cuenta y riesgo»?
  • ORGANIZACIÓN, NUNCA DESAMPARO y SIEMPRE CUMPLIR: ¿soy capaz de conciliar mi vida personal, profesional y familiar? ¿tengo recursos a mi alcance para lograrlo? ¿tendría que introducir algún cambio en mi vida para seguir cumpliendo con las obligaciones legales que tengo como padre o madre?

Finalmente, solo nos queda preguntarte: ¿cuáles son las figuras más importantes para lograr la adaptación de los hijos a cualquier circunstancia, sea la de quedarse solos en casa, sea la de ir al colegio en estas circunstancias para las que nadie se siente preparado?

¿Cuáles son las figuras que mejor sostienen a los hijos y les proporcionan la seguridad que necesitan en situaciones de incertidumbre?

¿Cuál de estas figuras es «perfecta» porque NUNCA se equivoca y lo tiene TODO claro?

¿Cuáles son las figuras que les enseñan a los hijos que la vida actual sigue siendo un camino maravilloso, lleno de oportunidades a aprovechar y obstáculos a superar, en el que siempre va a poder contar con ellos, acompañándoles en este proceso continuo de cambio, de adaptación, de mejora y de aprendizaje?

Por CEDECA Psicología&Neuropsicología&Psicopedagogía&Coaching